Conceptos básicos de la adopción

  • El papel del bienestar infantil en la adopción

El papel del bienestar infantil en la adopción

Las sociedades de ayuda a la infancia (sociedades) tienen la obligación de trabajar con las familias cuando se detectan problemas de protección infantil. En Ontario hay 51 sociedades, 13 de ellas indígenas. Las sociedades se rigen por la Ley de Servicios para la Infancia, la Juventud y la Familia de 2017 y están repartidas por toda la provincia. En la medida de lo posible, las sociedades proporcionan a las familias servicios y ayudas, así como derivaciones a socios comunitarios para evitar que los niños y jóvenes pasen a estar bajo tutela.

Cuando un niño es acogido por una sociedad de ayuda a la infancia, el objetivo principal es devolverlo a su familia. Las familias pueden involucrarse en las sociedades porque otros factores, como la pobreza, los problemas mentales y físicos y la violencia familiar, pueden interferir en su capacidad para proporcionar un hogar seguro y acogedor a su hijo. Las sociedades exploran diversas opciones de acogimiento familiar temporal cuando los niños no pueden permanecer en casa. Las sociedades de ayuda a la infancia pueden buscar una colocación con:

  • un miembro de la familia directa o ampliada del niño,
  • un miembro de la comunidad conocido por el niño o joven, o
  • si eso no es posible, poner al niño al cuidado de un progenitor de acogida. Si le interesa cuidar temporalmente a un niño necesitado, infórmese sobre cómo convertirse en padre o madre de acogida.

Cuando el niño no puede volver a casa y se han explorado todas las demás alternativas, como que viva con la familia extensa, con miembros de su comunidad o con un padre de acogida, puede quedar bajo la tutela permanente de una sociedad de ayuda a la infancia mediante una orden judicial conocida como tutela de la sociedad extensa.

Las sociedades están obligadas a encontrar un hogar permanente y estable para los niños bajo el cuidado de la sociedad ampliada a través de la adopción, la custodia legal (por padres de acogida o familiares) y, para los niños y jóvenes de las Primeras Naciones, inuit y métis, el cuidado consuetudinario. Encontrar hogares permanentes para niños y jóvenes es fundamental para su bienestar, ya que les proporciona relaciones seguras, enriquecedoras y estables, así como oportunidades para crecer y desarrollarse.

Para los niños y jóvenes indígenas, el cuidado tradicional es la opción de colocación preferida y culturalmente apropiada. El cuidado consuetudinario es el cuidado y la supervisión de un niño o joven de las Primeras Naciones, inuk o métis que no es su progenitor, según la costumbre de la banda o comunidad indígena del niño o joven. Es una forma de cuidar a los niños basada en un modelo de responsabilidad comunitaria, que permite a niños y jóvenes permanecer estrechamente vinculados a su cultura y su comunidad. Más información sobre los cuidados tradicionales en la Association of Native Child and Family Services Agencies of Ontario.